miércoles, 17 de agosto de 2011

ODIANDO A MI AMADO CAPITULO 14

Esta historia le pertenece a Kassi del blog "Amor lobuno"
Espero que os guste y dejéis vuestro comentario


ODIANDO A MI AMADO

SUMMARY: La obligaron a casarse y tener un hijo con alguien a quien odiaba. ¿Podrá llegar a amarlo como desea su padre?

CAPITULO 14

POV Bella

Me levante de la cama cuando escuche que la puerta se cerraba, me había despertado cuando Edward me había murmurado algo en el oído, algo como “Te quiero” pero dejaría ese asunto para más tarde, ahora estaba demasiado ocupada auto compadeciéndome de mi misma por no haber seguido con la promesa que le hice a Jake sobre qué pensaría en el mientras hacía el amor con Edward, me había sido completamente imposible, pues mi cerebro parecía haber borrado todo pensamiento consciente en cuanto mi boca todo la de mi marido; le había fallado totalmente a Jake pero lo peor era que había disfrutado cada momento junto a Edward, demasiado diría yo. Estaba segura de que si ya no me había quedado embarazada, esta noche seguro me quedaba por el camino que seguía.

Tome el teléfono que había sobre la mesita de noche y lo mire como si fuera desconocido para mí, no sabía si llamar a Jake o no…y si lo hacía, ¿Qué le iba a decir?, no le haría ninguna gracia que le dijera la verdad y yo no quería que las cosas entre nosotros acabasen así, bueno mejor dicho, no quería que las cosas entre nosotros acabasen.

Necesitaba a Jake, o eso era lo que mi mente me decía a cada momento, pero ya no estaba segura de nada, algo me atraía irremediablemente hacia Edward, algo de lo que no podía deshacerme fácilmente.

Por fin decidí llamar a Jake e invitarle a cenar esta noche solo para que el remordimiento no me comiera tanto por dentro, no podía aguantarlo era como una opresión en mi pecho de constante culpabilidad.

-¿Si?-respondió alguien al otro lado de la línea.

-Jake, soy yo, Bella…-algo había cambiado, ya no sentía aquella necesidad de llamarle cariño, amor o cualquiera de esos apelativos a cada instante, más bien ni siquiera quería llamarle, supuse era parte de la culpabilidad.

-Amor…-lo que yo pensaba, el no había cambiado-¿Qué tal fue todo… con lo de…?bueno, ya sabes-pregunto con voz ronca.

¿Y ahora que se suponía que debía contestar, bien?, mejor no debería de haberle llamado nunca, pues en vez de disminuir parecía que la culpabilidad estaba saliendo mas a flote que nunca.

-Ya sabes, todo lo bien que se podría después de todo eso…-creo que en ese momento mis mejillas se pusieron rojas aunque solo lo intuí por que comenzaron a arderme como si me quemaran.

-Oh…-fue lo único que contesto Jake, parecía tan incomodo con esa conversación como yo, y eso ya era bastante.

-Bueno en realidad te llame para invitarte a cenar-le dije tras unos segundos de un tenso silencio.

-¿Crees que es una buena idea?, no lo digo por mi si no porque seguramente cenara con nosotros ese que se hace llamar tu marido y…-se quedo en ese punto de la frase como si quisiera continuar con una amenaza pero no pudiera.

-Bueno, yo solo pensé que quizás querrías verme-le conteste con murmullo.

-Si es por eso, creo que si iré-me contesto alegremente.

-De acuerdo, te veo aquí a las 8-le dije despidiéndome de él.

-Nos vemos en la noche mi amor, te quiero, adiós-colgó el teléfono y por un instante me quede pensando porque no le había dicho “Te quiero” como siempre.

No, realmente todo esto no podía estar pasando, mi cerebro no estaba trabajando a toda velocidad buscando respuesta a una pregunta que ni siquiera debería haber cruzado mi mente. Es cierto estaba confundida pues ya no sabía que sentía por nadie, casi parecía que tampoco sabía quién era yo misma así que en realidad la culpabilidad era el menor de mis problemas ahora mismo.

Me tumbe en la cama con la cabeza dolorida, sabía que todo esto se solucionaría en algún momento pero no sabía cómo ni cuándo, me pegue en la cabeza con mi mano por lo confusa que me sentía y a continuación cerré mis ojos intentando relajarme.

La puerta del cuarto se abrió con un chasquido a mi izquierda, espere un segundo a que alguien me hablara, pues aun seguía con los ojos cerrados.

-¿Bella, estas despierta?-pregunto la aterciopelada voz de Edward en un susurro.

Me tense tan solo un instante pero preferí no contestarle, no quería hablar ahora mismo con él. Pero aún así cerró la puerta del cuarto y note como se tumbaba en la cama a mi lado, después me abrazo tiernamente por la cintura y sonrió contra mi mejilla.

-Hueles bien-murmuro suspirando.

Yo me gire y lo mire a la cara abriendo levemente los ojos.

-Sabía que no estabas dormida-me confesó sonriente.

Le mire entrecerrando los ojos un segundo, ¿y si sabía que estaba despierta, porque me abrazaba?, eso de haber decidido tener un hijo con él parecía que le había dado más confianza en nosotros como una pareja…espera, entonces si era cierto eso de “Te quiero” que me dijo al oído antes de salir de la habitación ¿no?

-Ah…-le dije, parecía una niña pequeña asombrada pero no podía hacer nada por evitarlo.

-Oye, espero que no te moleste que haya invitado a Nessie a cenar, puesto que nos ayudo con Tanya me pareció lo menos que podía hacer por darle las gracias-me dijo de un modo muy educado mientras observaba mis ojos, los suyos de un verde esmeralda brillante me resultaron encantadores por primera vez.

-No, no me importa, en realidad yo invite a Jake a cenar, supongo que con Nessie estará la cosa menos tensa o quizás sea lo contrario-le conteste desviando mi mirada.

-No sé-dijo con voz queda-¿Por qué viene Jake?-pregunto de repente.

-Pues, porque no sé-a él sí que no le podía decir que me sentía culpable por nuestras acciones así que me encogí de hombros.

-Vale, no pasa nada-dijo compresivamente, entonces me pego más a su pecho y me beso la frente-¿quieres algo de comer? Voy a bajar a la cocina ahora-me pregunto amablemente.

-No, gracias-le conteste.

-Entonces, dejo que descanses mientras yo le voy a decir a Ángela que tenemos invitados esta noche-me dijo apartándose de mí para ponerse en pie, sonrió y un momento después ya no estaba en la habitación.

De nuevo me volvió la culpabilidad de antes, que había desaparecido durante unos minutos frente a Edward, intente desechar todo pensamiento de ese tipo poniéndome en pie y yendo al vestidor para elegir la ropa que llevaría esta noche, pues aun seguía desnuda, había estado desnuda en todo momento cuando Edward me abrazo y ni él ni yo habíamos parecido notarlo, en realidad el termino correcto sería…yo no lo había notado y él estaba ya muy cómodo conmigo desnuda a su lado.

De entre todos mis mejores vestidos, elegí uno de color celeste en el cual las tirantas le caían por los hombros, era un precioso vestido que me había ayudado a elegir Emily…cuando aún vivía en mi antigua casa.

Después de comer con Edward en la casa y que me atendiera en muchos aspectos, espere con impaciencia la llegada de los invitados, me había duchado y puesto el vestido celeste para la ocasión, Edward también esperaba a mi lado, aseado y vestido condenadamente bien, incluso olía perfectamente.

A las 8 de la noche llamaron a la puerta, debía de ser Jake tan puntual como siempre, Ángela fue a abrir y entro mi…bueno ya no sabía lo que era para mí así que cuando intento darme un beso en la boca sin querer le quite mi cara y me dio el beso en la mejilla, le sonreí incomoda por el gesto, pero él no pareció inmutarse.

A los pocos minutos llamaron de nuevo a la puerta pero esta vez apareció una muchacha de ojos chocolate al igual que los míos y su pelo de un color cobrizo me recordó levemente al de Edward, aún sin conocerla me fui hacia ella y la salude presentándome como la esposa de Edward.

Después de eso contemple el primer acercamiento de Jake con Nessie, no fue nada del otro mundo, solo un saludo y unas presentaciones, solo que había algo que me llegaba a pensar que había algo más detrás de lo que veía. Y cuando se miraron a los ojos supe sin ningún lugar a dudas que el destino ya había elegido, donde debíamos estar cada uno.

Supe que en breve mis preocupaciones habrían desaparecido, que yo sería como un lastre en la vida de Jake y que al fin y al cabo tanto luchar por nuestro amor había servido de poco, porque las cosas ya se había decidido por mí, pero no había sido mi padre, ni aquel estúpido papel del acuerdo si no nuestro propio destino, todo lo que se necesitaba para ser feliz en esta vida, era encontrar tu camino, que se me había sido concedido siendo arrastrada hacia él sin darme cuenta.

Aunque todo fuese así y lo entendiese, tenía miedo de vivir esta vida, estaba acostumbrada a amar a alguien del que lo sabía todo pero lo había tenido que cambiar por un chico rico que al final había resultado ser hermoso por dentro y por fuera, estaba asustada de todo eso.

Respire profundo relajándome cuando me senté en mi asiento para cenar, mientras fingía escuchar atentamente la conversación que llevaban Jake, Edward y Nessie, supongo que no debía de sentirme así de aterrada, porque si lo pensaba todo bien y con lógica conocía mejor de lo que creía a mi esposo, después de todo lo había llegado a comprender con lo de Tanya en cada momento incluso cuando la echó de casa por su mentira.

La cena transcurrió relativamente tranquila, yo estaba absorta en mis pensamientos, tanto que ni siquiera escuche como Edward me llamaba para pedirme que le pasara la sal, finalmente moví mi cabeza de un lado a otro intentando despejarme y le pase lo que quería, el me observo por un par de segundos con expresión preocupada pero yo le conteste a su mirada con una sonrisa tranquila.

Nessie sonreía en demasía a Jake y no parecía mal, porque sabía que a Jake también le atraía de alguna forma Ness, si que se le notaba incomodo por ello y de vez en cuando me miraba a mi buscando en mi cara una expresión enfadada, pero no hacía más que encontrarse con mi sonrisa.

En el mismo instante en el que se iba a ir y me miro sonriendo mientras suspiraba con sus ojos oscuros supe que había entendido todo aún sin palabras, y en ese ocasión para despedirme de él, no le bese en la boca ni en la mejilla, tan solo me acerque a él esperando a que me rodeara con sus brazos para darle el abrazo más cariño y feliz que hubiera sentido jamás.

____________________________________

5 comentarios:

  1. muy buen capítulo ,ahora hay que esperar a ver que pasa con Nessi Edward Jake y Bella :)

    ResponderEliminar
  2. hola¡
    que bueno¡¡
    Sin peleas y sin nada¡¡
    me encanto¡¡
    por fin Edward Y Bella sin problemas¡
    Supongo, aunque todo puede pasar¡
    Nessie y Jake¡¡ muero por saber que sucede¡
    Besos,Nadia.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  4. Vaya si que estuvo extraño este capitulo, para nada malo, sino que me quedo esa sensación extraña de estar leyendo algo que no esperaba del todo.
    Pero definitivamente me gustó mucho!
    Me gustan estas sorpresas y novedades que hay en los capitulos porque siempre me absorben hasta el final.
    Besos y abrazos!
    PD;Gracias por pasarte por mi blog

    ResponderEliminar
  5. wuao solo se decir wuao, el cap. estuvo intenso y esclarecedor

    ResponderEliminar