sábado, 30 de abril de 2011

UN CAMBIO INESPERADO

Esta historia es para la Antología que quiere hacer Dulce Cautiva en su blog "El club de las escritoras" con la colaboración de las socias del club.
Espero que os guste y dejéis vuestros comentarios.

UN CAMBIO INESPERADO


Hoy había sido un día muy duro en el trabajo y estaba exhausta.

Cuando salimos del trabajo mientras el jefe cerraba la puerta nos despedimos como todas las noches todas las muchachas que trabajábamos en la tienda antes de ir montándonos en nuestros coches.

Una vez en mi coche puse mis cosas en el asiento del copiloto, me puse el cinturón y emprendí el camino hacia mi casa.

Cuando llegue deje el coche aparcado en la cochera y me dirigí a abrir la puerta de la casa, cuando de pronto sentí a alguien taparme la boca con una tela que olía muy raro y cogerme por la cintura antes de dejarme caer en la inconsciencia.

Me sentía como en una nube, como si estuviera sobre algo esponjoso. Escuchaba en la lejanía a alguien moviéndose y hablando solo. Intente moverme y abrir los ojos pero mi cuerpo parecía no querer moverse,  ni mis ojos abrirse.

Pero lo volví a intentar y esta vez si conseguí entreabrir mis ojos y mover mi cuerpo minimamente, lo cual me animo a seguir intentándolo para ver donde me encontraba y quien había en el lugar; consiguiendo después de varios intentos abrir mis ojos totalmente e incorporarme un poco, quedándome sorprendida al encontrarme con unos ojos que parecían esmeraldas mirándome.

Cuando reaccione por la sorpresa me encontraba sentada en la cama que me encontraba firmada en unos grandes cojines blancos que desprendían un suave aroma a rosas.

-¿Dónde me encuentro? ¿Quién eres tu? ¿Por qué estoy aquí?...-Comencé a preguntar al hombre de los ojos verdes que se había sentado en los pies de la cama delante mío

-Sh… tranquila. Voy a contestar a todas tus preguntas pero despacio llevas dos días durmiendo.

-Dos días…- Le dije elevando la voz e intentando levantarme sin conseguirlo- tengo que ir al trabajo mi jefe me va a despedir….

-Tranquila María, no te voy a despedir.- escuche decir a Gabriel mi jefe, antes de verlo junto a mi.

-Pero………- Comencé a decir mirando a mi jefe.

-Pero…..nada. Ángel  te lo va a explicar todo, yo solo he venido a ver si ya habías despertado y si te encuentras bien. Creo que se me fue un poco la mano con el somnífero.- me dijo mi jefe tranquilamente. – No te preocupes por nada, ahora perteneces a este mundo.- me termino de decir antes de desaparecer.

-¿Como es esto de que ahora pertenezco a este mundo?- le pregunte al hombre que se encontraba a mis pies.

-Voy a comenzar a contestar todas tus preguntas pero antes creo que debo presentarme.- me dijo dejando escapar una ligera sonrisa que me cautivo.- ¿no crees?

-Si, claro. Mi nombre ya lo conoces soy María- le dije tendiéndole mi mano

-Yo soy Ángel. Encantado de volver a verte.- me dijo mirándome a los ojos y dándome la mano.

-Encantada de conocerte, ya que no te recuerdo.- le dije aun con nuestras manos cogidas mientras sentía un hormigueo recorrer todo mi cuerpo, ante este contacto y esa mirada.

-¿Quieres comer algo mientras contesto tus preguntas?- me pregunto poniendo delante de mi una bandeja con un bol de fruta y un vaso con zumo

-Se ve apetecible.- le dije mirando la bandeja.

-Bueno pues voy a contestar a las preguntas que me has hecho mientras tu comes ¿de acuerdo?.- me dijo Ángel

-De acuerdo.- le conteste

-Bien… te encuentras en un bosque donde vivimos los seres como nosotros una vez cumplimos los 23 años hasta que nos toca cuidar de alguien fuera de aquí como ha sido y es el caso de Gabriel el que era tu jefe, ya que aquí nos preparamos para el cambio que experimenta nuestro cuerpo y nuestra mente el día de nuestro vigésimo tercer cumpleaños- me dijo mientras me veía comer.

-Y…- comencé a decirle cuando se callo por unos segundos.

-Ummm…..nosotros somos ángeles que cuidamos de algunos humanos que son especiales y de nuestros propios  ángeles durante la adolescencia hasta varios días antes de su 23 cumpleaños, para que no se conviertan en demonios al sucumbir a los encantos de estos. ¿es que no has visto cerca de ti a ningún muchacho que aya llamado tu atención?

-Pues si… el otro día entro un muchacho muy guapo a la tienda y estuvo preguntándome muy amablemente cual era mi nombre, cuantos años tenia… mientras yo le atendía, antes de que llegara Gabriel.- le conteste asimilando todo lo que me acababa de decir y como había contestado a casi todas mis preguntas solo me faltaba saber ¿Por qué pertenecía yo ha este mundo sobrenatural?

-¿Lo has asimilado todo? o ¿te repito algo?- me dijo mirándome.

-No repitas nada sigue, por favor.- le dije sin poder apartar mis ojos de los suyos.

-Vale, pues sigo explicándote el porque ahora perteneces a este mundo que es lo que me queda que contestarte.
Perteneces a este mundo porque tu estas destinada a ser mi pareja, mi mujer, mi alma gemela y por ello te vas a convertir en un ángel como yo lo soy.- me dijo retirándome la bandeja de delante y mirándome fijamente, provocando que me sonrojara levemente.

-Pero los ángeles, los demonios, los vampiros y demás seres sobrenaturales no existen en realidad, solo existen en los libros y en la imaginación. Además si existen solo podrán casarse y encontrar pareja entre los de su especie ¿no?.- le dije esperando su respuesta.

-Por lo normal si, solo podemos encontrar a nuestra alma gemela entre nuestra especie pero tu naciste de una humana que era especial y por ello tenias la posibilidad de ser especial como tu madre o un ángel como vas a ser en unos días.- me dijo.- ¿lo entiendes?

-Mas o menos.- le conteste

-Haber…… los ángeles nacen de ángeles o de humanos especiales que han nacido de ángeles.- me dijo

-Ya, entonces puede que mi abuela o mi abuelo o ambos fueran ángeles o alguna otra generación de mi familia por parte de mi madre y ahora me toca a mi ¿es eso?.- le dije

-Si es eso.- me dijo- sigo explicándote cosas o quieres descansar, darte una ducha, pasear…….

-Creo que de entre todo lo que me has dicho prefiero que sigas, si lo ves bien.- le dije

-Claro que lo veo bien. Y si tu lo ves bien voy a explicarte como se que eres mi alma gemela ¿si?.-me dijo levantándose de los pies de la cama para sentarse al lado mío

-Sigue hablándome, por favor.- le dije cuando se acomodo a mi lado

-Dame tu muñeca derecha.- me dijo mirándome

Yo le di mi muñeca sin rechistar

-¿ves esta mancha en forma de corazón en tu muñeca?- me dijo cogiendo mi muñeca en sus manos

-Si, es una mancha de nacimiento.- le dije viendo como me miraba con una sonrisa en sus labios.

-Es lo que te dijo tu madre, pero es lo que nos marca como almas gemelas en nuestro caso, ya que yo también la tengo. Mira.- me dijo mostrándome su muñeca derecha

-Pero no siempre será por manchas ¿o si?.- le dije mirándolo

-No, claro que no, hay muchas otras formas pero las conocerás todas una vez que te hayas transformado, y por favor pregúntame lo que tienes en la punta de la lengua, que no te de cosa, que no muerdo.- me dijo sonriéndome

-¿Por qué he sentido un estremecimiento al darnos la mano y mirante? Y …. ¿Por qué me has dicho encantado de verte otra vez?.- le pregunte

-No solo tu has sentido el estremecimiento yo también lo he sentido, es debido al amor que tenemos guardado para entregarnos mutuamente que se ha comenzado a liberar con ese primer contacto y te he dicho encantado de volver a verte porque te vi cuando naciste.- me dijo

-¿Cuántos años tienes entonces?.- le pregunte mirándolo

-Unos cuantos.- me dijo mirándome

-¿Cómo que unos cuantos?.- le pregunte mirándolo y riéndome sin saber el porque

-Nosotros no envejecemos cuando llegamos a los cuarenta años humanos mas o menos seguimos cumpliendo años pero no envejecemos.- me dijo riéndose también

-Ya, entonces ¿tu cuantos tienes?, dímelo anda…… ya que voy a estar contigo para siempre.- le dije intentando ponerme seria.

-Vale…. Yo tengo 28 años.- me dijo – y me alegra mucho que quieras estar conmigo

-¿Por qué no iba a querer? Me das tranquilidad, sabes escuchar, me tienes paciencia..(suspiro) estamos destinados a estar juntos y ……creo que lo mas importante y significativo de todo es que te estoy comenzando a querer.- le dije intentando evitar su mirada.

-Yo también te quiero y no debe darte vergüenza decirme lo que sientes.- me dijo tomando mi rostro entre sus manos haciéndome mirarlo directamente a los ojos y dándome u ligero beso en los labios que hizo que me sonrojara.- Te dejo descansar.- me dijo al verme sonrojada.

-No te vayas, quédate conmigo por favor, eres la única persona que conozco aquí y en la que confió.- le dije al verlo levantarse de mi lado

-Vale me quedo, pero descansa, ya que tu transformación comenzara en una horas y no te preocupes que no te va a doler.- me dijo volviendo a sentarse a mi lado para que yo me acomodará nuevamente sobre su pecho como había ido haciendo poco a poco desde que se sentó de mis pies a mi lado y quedándose durmiendo al instante después de acomodarme

ANGEL POV

Segundos después de volver a acomodarse en mi pecho se durmió y yo también.

Me desperté al sentir como su cuerpo perdía un poco de temperatura y ella se movía

Su transformación había comenzado su mente se estaba convirtiendo en una pequeña enciclopedia y su cuerpo se iba perfeccionando

UNAS HORAS MAS TARDE
Cuando desperté mi cuerpo se había perfeccionado y mi mente parecía una pequeña enciclopedia. Pero a pesar de todo me encontraba bien y lo mejor de todo es que Ángel estaba conmigo, a mi lado durmiendo en este momento, e iba a estar siempre a mi lado para querernos y apoyarnos siempre

***************************
La imagen la encontré en la red, si alguien la reconoce como suya me gustaría que me lo dijera para darle crédito.

2 comentarios:

  1. Me encantó esta historia, wapa, la leí en la antología y me gustó mucho. :)

    Besosssssssss

    ResponderEliminar