lunes, 12 de diciembre de 2011

POR Y PARA SIEMPRE CAPITULO 14

Esta historia le pertenece a María del blog "Letras de hielo y fuego"
Espero que os guste y dejéis vuestros comentarios.


POR Y PARA SIEMPRE


Summary: Bella pierde a su familia en un accidente, cuando se va a vivir con su tía se encuentra con un nuevo chico en el instituto, pero pronto se dará cuenta que no es como los demás, es como ella.. diferente.

CAPITULO 14

-Disneyland?- pregunté mientras salia del coche y lo miraba sorprendida. Todos lugares que hay, y nuca me imagine que este seria el lugar donde me traería.

-Según tengo entendido, es el lugar mas divertido del planeta, has estado alguna vez?
Yo solo negué con la cabeza

-Genial, en este caso, yo te guiaré- dijo mientras enlazaba su brazo con el mio, y nos dirigíamos hacia las puertas. Edward era tan sofisticado, tan sexy.. que me resultaba extraño, verlo en un sitio donde el jefe es Mickey Mouse.

-Siempre es mejor venir entre semana, hay menos gente. Venga te mostrare mi zona favorita- dijo mientras cruzábamos la calle.

-Has venido vas veces aquí para tener una zona favorita? Creí que te habías acabado de mudar.

-Y acabo de hacerlo, pero eso no significa, que no haya estado mas veces aquí- dijo Edward mientras me arrastraba hacia la mansión encantada.

Cuando nos montamos unas cuantas veces en la misma atracción, fuimos a un restaurante, que estaba dentro de la atracción del pirata. Y mientras le daba un sorbo a mi refresco, le digo a Edward.

-Mira, se que este parque es gigantesco, no solo hay las atracciones de la casa encantada o la del pirata

-Eso he oído- dijo mientras sonreía- antes había una muy famosa, que se llamaba viaje a marte, era muy divertida, sobretodo porque casi todo el viaje se hacia a oscuras

-Aun esta?

-No la cerraron hace mucho tiempo- contesto mirándome con expresión divertida

-Así que ya te subías a las atracciones mas famosas, cuando tenias.. cuantos años? Dos?

-Yo no.. esa atracción, es anterior a mi época

··························

Por lo general, yo habría evitado a toda costa, estar en un lugar tan lleno de gente, pero cuando estoy con Edward, cuando él me toca.. en el mundo solo estábamos él y yo.

Después de el almuerzo, paseamos por todo el parque, visitando casi todas las atracciones, y cuando estaba a punto de anochecer, Edward me llevo al castillo de la bella durmiente, para poder ver los fuegos artificiales.

-Bueno, estoy perdonado?- preguntó mientras me agarraba de la cintura y mordisqueaba mi oreja y mi cuello

Los estallidos de los fuegos artificiales parecía débil y lejano, mientras los labios de Edward se movían encima de los míos.

-Mira- susurró Edward señalando el cielo oscuro donde los fuegos artificiales dibujaban una serie de círculos purpura, fuentes plateadas, crisantemos rosados, y por ultimo, para el final.. una docena de tulipanes rojos.

Todos brillaban y estallaban tan rápido y fuerte, que hacia vibrar el suelo donde teníamos los pies.

En ese momento, Edward se acercó, y pego sus labios a mi oreja.

-El espectáculo ha terminado

Sonreímos mientras nos agarrábamos la mano, y íbamos en busca de nuestros coches. Me subí a mi mini, y mire sonriente a Edward que se inclino a través de mi ventanilla.

-No te preocupes- dijo- la próxima vez te llevare a un parque de atracciones

-Quieres que te siga otra vez?- dije mientras introducía la llave al contacto, y encendía el motor.

-Yo te seguiré a ti, me asegurare que llegas sana y salva

Salí del aparcamiento, y no pude evitar mirar por el retrovisor, cuando lo hice apareció una sonrisa en mi rostro al ver que Edward me esta siguiendo.

Me di cuenta en ese momento que tenia novio, un novio sexy, inteligente y encantador. Uno que hacia que me sienta normal otra vez, uno que me hacia olvidar que no lo era. Estire el brazo para tocar mi nueva sudadera que tenia un dibujo de Mickey Mouse en la parte delantera, y recordé el momento, en el que él la eligió para mi.

-Por si no te has dado cuenta, esta no tiene capucha- había dicho Edward mientras la sujetaba contra mi, para ver si la talla era la adecuada.

-Que tratas de decirme?

-Que puedo decir? Te prefiero sin capucha

Sonreí al recordarlo, al recordar la forma que me besó mientras hacíamos cola para pagar, al recordar lo cálidos y dulces que parecían sus labios sobre los míos..

Al presente, me hizo volver el teléfono, que estaba sonando, eche un vistazo por el retrovisor, y vi que Edward tenia el suyo pegado en la oreja.

-Hola

-Ahorrate todo eso- dijo Rosalie- siento decepcionarte, pera soy yo.

-Que pasa?- pregunte mientras ponía en marche el intermitente, para que Edward supiera que me iba a adentrarme en el carril siguiente, pero cuando vuelvo a mirar por el retrovisor, él ya no me seguía.

-Me estas escuchando Bella?- preguntó Rosalie cabreada

-Lo siento.. que decías?

-Te decía que Leah a desaparecido! Por si no te acuerdas, era la chica que me acompaño a tu fiesta de hallowen

-Que quieres decir con que ha desaparecido?- le pregunté mientras me demoraba en entrar en la 136, ya que Edward aun no había aparecido, y estaba segura, que no me había adelantado.

-Le he llamado al móvil un montón de veces, pero no lo coge

-y..?- pregunté impaciente, porque quería que se acabara esa historia, y así poder dedicarme a mi propio caso de personas desaparecidas

-y no solo no responde al teléfono, sino que tampoco esta en su apartamento, nadie la visto desde la noche de hallowen

-que quieres decir? No fue a su caso con vosotras?

-no exactamente- respondió mientras yo miraba los espejos retrovisores, pero nada, ahí no estaba Edward, así que me di por vencida, en ese momento tenia que hablar con Rosalie, luego.. ya solucionaría lo de Edward

-Hola?- dijo Rosalie en un grito- joder si estas demasiado ocupada, puedo llamar a Alice, sabes?

-Lo siento Rosalie- respire profundo para calmarme- pero estoy conduciendo, y sabes que me has llamado a mi, porque Alice seguro que esta en el centro comercial, comprando ropa

-Da igual. Pero.. lo que paso en la noche de hallowen.. se podría decir, que Tanya y yo nos marchamos sin ella.

-Que hiciste el que?

-Bueno.. Tanya y yo nos fuimos al Nocturno, y ella desapareció mas o.. menos, nos pensamos que había conocido a alguien.. y nos fuimos

-La dejaste sola?- pregunté, en el mismo momento pronuncie esas palabras “vi” a Tanya y a Rosalie, en una sala oscura, y Tanya dejaba de lado a Leah.. cerca no había ningún chico

-Que querías que hiciéramos? Por si no lo sabes, ella ya es mayor de edad, lo que significa, que puede hacer lo que se le venga en gana. Ademas, Tanya me dijo que no le quitaría el ojo de encima, pero también le perdió el rastro. Acabo de hablar con ella, y se siente fatal.

-Tanya se siente fatal?- pregunté sorprendida. Tanya no es de las personas que se sienten mal, y mucho menos de las que tienen remordimientos.

-Que insinúas con eso?

-Lo siento

-No pasa nada, es que no se que hacer..

-Has llamado a sus padres?

-Su madre murió hace un año, y su padre la abandono cuando aun no había nacido. Y lo único que quiere su casero, es quitar todas sus cosas del apartamento, para poder alquilarlo de nuevo. Hemos avisado a la policía, pero no han echo mucho caso.

-Bueno.. y donde estas? Porque no fuiste hoy al comedor?

-Estoy de camino a casa, después de una visita a Disneyland. Edward me invitó

-Madre mia, que cosa mas rara..

-Me lo dirás a mi- contesté a un no pudiendo imaginar a Edward en el Reino de la fantasía, aunque lo había visto con mis propios ojos

-No, me refiero a que Tanya, me dijo también que iba a ir a Disneyland, que hacia mucho que nos estaba ah, y que quería ver si había cambiado mucho. Te encontraste con ella?

-Pues no- contesté tratando de parecer indiferente

-Vaya. En fin.. es un lugar enorme

-Si, si.. oye tengo que colgar, hablamos mañana

Cuando termine con la llamada, aparque el coche en el borde de la carretera, y cogí el teléfono para poder ver el listado de llamadas, para poder encontrar el numero de Edward. Pero no me había dado cuenta hasta ese momento, él siempre me llamaba con numero privado. Menudo novio, no se su numero, y mucho menos donde vive.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada