lunes, 19 de diciembre de 2011

POR Y PARA SIEMPRE CAPITULO 15

Esta historia le pertenece a María del blog "Letras de hielo y fuego"
Espero os guste y dejéis vuestros comentarios.

POR Y PARA SIEMPRE 

Summary: Bella pierde a su familia en un accidente, cuando se va a vivir con su tía se encuentra con un nuevo chico en el instituto, pero pronto se dará cuenta que no es como los demás,  es como ella.. diferente.

CAPITULO 15

Por la noche, cuando Edward me llamó, o a menos supuse que seria él, porque en la pantalla solo salía “numero privado”, no conteste.

Por la mañana me entretuve pensando el porque, y por eso llegue tarde a buscar a Alice, así que cuando pase por su casa, ella ya no estaba ahí.

Y aunque el timbre ya sonó cuando llegue al instituto, Edward estaba esperándome, al lado de su coche.

-Hola- dijo mientras se acercaba a mi, y se inclinaba para darme un beso, pero yo lo esquive, y me fui dirección a la verja para poder entrar

-Siento haberte perdido ayer- dijo mientras seguía mis pasos

Me acerque a la verja, para darme cuenta que estaba cerrada, y que ya era demasiado tarde para entrar, tendría que ir a la secretaria del instituto, y informar que había llegado tarde, que eso es igual a castigo.

-No viste que te llame- pregunto Edward- Que sucede?- decía mientras agarraba mi mano, eso hizo que me derritiera por dentro- Creía que lo habíamos pasado bien, acaso no te divertiste? O solo tratabas de complacerme?- preguntaba mientras me sujetaba la mano, y con la mirada me pedía que no me enfadara.

Y en el momento que casi me rindo a sus ojos dorados, le solté la mano. Me vinieron a mi mente tanto la llamado telefónica de Rosalie, y la extraña desaparición de Edward.

-Sabias que Tanya también fue a Disneyland?- pregunte en voz baja, como si tuviera miedo a la respuesta- hay algo que deba saber?

-No tengo ningún interés en Tanya, solo me interesas tú- contestó mientras no dejaba de mirarme a los ojos

Baje la cabeza y clave los ojos en el suelo, deseando que las cosas fueran mas fáciles, y deseando creer que lo que dice es cierto. Pero cuando cogió mis manos de nuevo, me di cuenta que las cosas eran así de fáciles, que lo que estaba diciendo es cierto, y que todas mis dudas se desvanecieron.

-Creo que ahora viene la parte, en que tú me dices que sientes lo mismo por mi- sin apartar su mirada de la mía

Me quede sin palabras, no sabia que decirle. Mi corazón latía tan deprisa y con tanta fuerza, que estaba segura que Edward lo podía escuchar, pero cuando mi silencio se hice demasiado largo, él pasó su brazo por mi cintura y me condujo de nuevo a la verja.

-Esta bien, no hay ninguna prisa, tomate el tiempo que necesites- dijo mientras sonreía

-Pero.. tenemos que entrar por secretaria, la verja esta cerrada- le dijo con palabras que tartamudeaban en mis labios, mientras me paraba en seco.

-La verja no esta cerrada, Bella

-Por si no te acuerdas, lo he intentado hace un par de minutos, y si estaba cerrada

-Confías en mi?- dijo sonriendo mientras yo le miraba fijamente- venga que te cuesta? Unos pasos? Unos minutos mas? Total ya llegas tarde- dijo mientras me guiñaba un ojo.

Pasee mi mirada por la secretaria y luego Edward, al final me decidí por él. Cuando llegamos a la puerta la abrió sin ningún problema, esta estaba abierta.

-No puede ser! Yo intente abrirla y estaba cerrada! Tú lo viste..-dije molesta, Edward se limito a darme un beso en la mejilla, y empujarme hacia el interior.

-Venga, pasa- dijo entre risas- y no te preocupes, la señorita Angela no ha venido, y la sustituta sigue muy confundida.

-Tú no vienes?

-Yo voy por libre

-Si, pero..

Me quede callada, cuando me di cuenta que no solo era el numero de teléfono de Edward lo que no sabia, si no que no sabia nada de él. Pero aun así, no podía separarme de su lado, me hacía sentir tan bien, tan normal, y lo raro, es que él era un chico anormal, de los que no se encuentran.
Sin embargo esta que no me di la vuelta para encararlo, no me di cuenta que aun no me había dicho porque despareció de esa forma.

Pero antes de que abriera la boca, él coloco una mano en mi hombro, y me lo explico.

-Me llamó un vecino, y mis aspersores se habían estropeado, y estaban inundando el jardín. Intente llamar tu atención, pero estabas hablando por teléfono, y no quise molestar.- baje la mirada y vi nuestras manos unidas, una pareja de lo mas extraña- Vete ya, nos vemos después de clase, te lo prometo- dijo mientras sonreía, y sacaba un tulipán rojo de atrás de mi oreja.

···················

No solía pensar en mi antigua casa, mis antiguos compañeros, mi antigua vida, mi antigua yo.
Pero cuando pasaba, aunque yo no quería, cuando venían los sollozos, los nudos en el estomago, y los dolores de cabeza, intentaba pensar en otra cosa, pero aun así.. terminaba llorando.

Así que no fue una excepción la clase de historia, pero antes de ponerme a llorar, salte de la silla, y salí corriendo de clase, ignorando los gritos del profesor que me ordenaban que volviera a mi sitio y las burlas de mis compañeros.

Doble la esquina con los ojos inundados de lagrimas, y con la respiración entrecortado, cuando vi a Jessica fue demasiado tarde, como corría a mucha velocidad, choque contra ella, y fue a parar contra el suelo desgarrándose el vestido.

-Me has roto el vestido!- gritó mientras lo observaba- este vestido es de marca, eso quiere decir que me tendrás que conseguir otro- gritaba mientras me agarraba el brazo con tanta fuerza que me dio miedo desmayarme- y eso no terminara ahí, desearas no haberte cruzado conmigo en este instituto.

-Como Emily?- pregunte con una sonrisa en los labios, todo el miedo que había sentido desapareció de golpe- fuiste tú quien metió las drogas en su taquilla, la hundiste, solo para salvarte.

-Quien te ha dicho eso? Tú ni siquiera estabas cuando ocurrió- contestó mientras soltaba su agarre, daba un paso a atrás, y se ponía pálida como la leche.

-Ah,, y hay mas- le dije mientras podía ver pasar por mis ojos cada una de las cosas que había echo Jessica- Se que copias en los exámenes, que robas a tus padres y en las tiendas, aunque para ti no es mas que un juego. Se que llevas un registro de las llamadas y mensajes de Lauren, por si un día decide darte la espalda. También coqueteas con el novio de tu madre, que no esta de mas decirte, que es asqueroso. Y también se lo del señor Uley, tu profesor de arte de noveno curso, ese al que intentaste seducir, pero como no mordió tu anzuelo, le amenazaste en contarlo todo al directo y a su esposa que estaba embarazada..

Jessica se quedo pasmada, con los ojos con amenazantes lagrimas y los labios temblorosos, cuando se dio cuenta que todos sus secretos salieron a la luz. A lo mejor tendría que decir que me sentí mal, por descubrirla de tal forma, o por haber usado mi don, pero no era así, si no todo lo contrario, verla de esa forma, temblando y sudando, a esa persona que me hizo la vida imposible desde el primer día, me resultó.. mucho mas gratificante de lo que hubiera podido imaginar.

-Quieres que siga? Hay muchas cosas mas, pero tú ya las sabes, verdad?

-Que eres? Una bruja o algo así?- susurro mientras retrocede al fin de mantener la máxima distancia entre nosotras.

Miró por el pasillo para a ver si conseguía que pasara alguien y así poderse librar de mi. Yo me reí, no negaba nada, y lo ubico que yo quería es que se lo pensara dos veces antes de volverse a meter conmigo.

Pero Jessica de repente recuperó la compostura y se me quedo mirando.

-De todas formas es tu palabra contra la mía. Y quien piensas que creerá la gente? A mi la chica popular? O a ti la chica mas rarita que ha pisado el instituto?- preguntó mientras se formaba una sonrisa en su rostro.

En eso tenía razón.

-Mantente alejada de mi bicho raro, o juro que lo lamentaras- dijo mientras pasaba por mi lado, hacia que nuestros hombros chocaran. La amenaza era de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada