miércoles, 8 de febrero de 2012

MI AMOR DESPRECIADO CAPITULO 15

Esta historia le pertenece a Kassi en su blog "Luz de cristal"
Espero que os guste y dejéis vuestros comentarios.


MI AMOR DESPRECIADO

Summary: 17 años pasaron desde que se vieron por primera vez, y esa sintonía que había entre sus corazones no se había destruido por nada, cuando el amor llegue a sus almas adolescentes ¿hará que ese equilibrio entre sus almas desaparezca al igual que su amistad? ¿O el amor hará mas fuerte esa conexión?...Secuela de Odiando a mi amado

CAPITULO 15

POV Robert


Como desde hacía ya un par de semanas tenía que ir a casa de Victoria constantemente para sentirme más fuerte y más decidido a seguir adelante, solo me habita pasado por casa de Nessie después de conocer la noticia sobre su boda un par de veces por miedo a derrumbar mi fachada de indiferencia y felicidad por su boda.

Hoy no era precisamente el mejor día para mi; me había levantado mal después de haber soñado con ella de nuevo y esta vez no me podía refugiar en casa, mama le había prometido a Nessie cuando me llamó hacia un par de días que hoy iría a ayudarle con algunos preparativos de la boda así que me tocaba esconder lo que sentía e ir a visitarla pero no pensaba ir solo de igual manera; iría con Victoria pues después de todo era mi mejor amiga y sabia que ella me apoyaría en los malos momentos; tenía que ir con ella.

Por ello Salí de casa para pasarme por la suya antes de marcharme a la de los Cullen.

El sol me daba en la cara mientras andaba por la calle, apenas era medio día y según como lo veía debería quedarme a comer luego con mi pequeña pero solo esperaba que no estuviese allí su prometido o saldría de allí después de hacer lo acordado, directamente sin pensármelo si quiera.

Cuando llegue a casa de Victoria me recibió Laurent que últimamente pasaba mas tiempo en esa casa que yo y no era coincidencia, parecía que ese chico estaba interesado en Vicki y no era ningún problema pues era un buen chico y le convenía a ella, perfectamente su caballero ideal; por una vez me alegre de que fuera tan evidente que yo estaba enamorado de otra, así el tenia claro que yo no quería a Vicki como nada más que una amiga.

-Hey Robert, ¿Cómo estás?-me saludó, ya parecía mi amigo de toda la vida y agradecía su cariño hacia mí.

-Bien, venía a por un favor pero no creo que Vick se quiera venir conmigo a casa de Ness si tu estas aquí, seguro queréis hacer otras cosas-iba a saludar y marcharme sin más, aunque fuese solo a casa de Nessie, yo podría y lo superaría.

-No lo creo amigo, ella siempre está para ti, eres su mejor amigo así que pasa y pide lo que sea que yo si puedo ayudar me apunto-le sonreí, lo había dicho honestamente y lo que era aun mejor, sin pizca de celos o rencor por la amistad entre Vicki y yo.

Entre en la casa; y vi a mi amiga que me esperaba a espaldar de Laurent en el tope de la puerta del salón.

-Hola Robert, ¿Cómo estas hoy?-vino hacia mí y me saludo con un abrazo y un beso en mi mejilla; yo se lo devolví.

-Bueno…normal, tengo que ir hoy a casa de Nessie así que venía a pedirte un favor pero Nantes de nada… ¿como estas tu?-fuimos andando hasta el salón y Laurent nos siguió.

-Bien, estaba aquí pasando el día con Laurent.se callo esperando que ahora yo le dijese que favor quería-vamos dime que necesitas Rob-me apremió.

-Solo era que si por favor, por favor…podías acompañarme a casa de Nessie se que contigo podre soportar estar con ella, así no estaremos a solas y no me dará tiempo a hacer ninguna tontería de la que luego pueda arrepentirme; por supuesto te la presentare pero como estabas aquí con Laurent obviamente que se venga con nosotros-esperé su respuesta rezando para que no se negara.

-Si claro iré contigo encantada, ¿Cuándo nos vamos?-preguntó sonriendo.

-Ahora mismo, ¿Laurent vienes?-le miré, el asintió y comentó que sabia cosas sobre los preparativos de las bodas ya que su hermana era organizadora de eventos como esos.-Entonces ya nos podemos ir-contesto Victoria, nos despedimos de sus padres y salimos hacia el barrio rico de la ciudad donde vivía mi pequeña, el cambio entre un barrio y otro era visible y no solo en casa y edificios si no también en las personas y sus comportamientos.

Mire el reloj de mi amiga, eran las 12 del mediodía por lo tanto ya era hora de que llegáramos a la casa; no había avisado de que iría con alguien mas pero sabia o por lo menos esperaba que no se molestaran por ello y que tuvieran la amabilidad de poner unos cubiertos más en la mesa.

En el camino ignore prácticamente las risas y miradas de mis amigos ambos “enamorados” el uno del otro; me alegraba por ellos sinceramente pero ahora yo repelía el amor la mayoría del tiempo.

Cuando llegue a la puerta de la casa de los Cullen casi me parecía que no iba por allí desde hacía décadas pero todo seguía igual, menos yo y ella. Ambos habíamos cambiado drásticamente, ¿Cuánto daría yo por volver atrás y poder sentir de nuevo sus abrazos sinceros y sus labios sobre los míos? Aparté rápidamente todo eso de mi mente, no debía pensar ahora en eso, no quería hacerme daño ahora; no quería derrumbarme.

Así que en cuando la vi tras la puerta le sonreí con normalidad y saludé acto seguido me dispuse a presentar a mis amigos.

-Nessie, quiero presentarte a mis nuevos amigos; son un gran apoyo en mi vida-ella asintió no del todo feliz al mirar a Victoria.

-Claro será un placer-murmuró, yo sentía que era todo lo contrario pero resignado los presenté.

-Ella-señalé a Vicky-es Victoria, mi mejor amiga…-me quede un momento allí en silencio dándome cuenta de mi error, debía retractarme pero ya era demasiado tarde; ella era mi mejor amiga pero llevaba tanto tiempo pensando en ella como algo más que se me había olvidado ese término para ella.

-Encantada Victoria-dijo Nessie.

-Y el-señalé ahora a Laurent-es Laurent, mi mejor amigo-Nessie le dio la mano y él le beso los nudillos.

-Encantada-volvió a decir Nessie, note una tensión en el ambiente con el beso de la mano.

Pero en cuanto se separaron tanto ella como él volvieron a su sitio normalmente, de hecho percibí un leve movimiento de la mano de mi amigo hacia la de Vicky como buscándola; mi pequeña me miro por el rabillo del ojo como si hubiese entendido algo.

Con delicadeza me cogió del hombro y acercó su boca a mi oído, me estremecí al sentirla tan cerca, tanto que podía cogerla de la cadera y pegarla a mí para no separarla jamás.

-¿Ellos están juntos?-preguntó en voz baja.

-Pues no, pero la verdad creo que ya mismo sí-le conteste con delicadeza, aquella pareja estaba ensimismadas en sus manos, sus sonrisas y miradas, tanto que ni se daba cuenta de lo que nosotros dos hablábamos.

-Mmm…creo que deberíamos entrar-desvió la mirada de aquel par y nos invitó a la casa que seguía igual de cómo la recordaba.

Me sentía un poco incomodo por la situación en la que nos encontrábamos, había visto en la mirada de Nessie algo inusual, algo que no podía definir puesto que no sabía que era y me desconcertaba, creí que había aceptado en su casa a mis amigos pero quizás era eso lo que le pasaba, le molestaba acogerlos en su hogar.

-¿Venimos para ayudar con las cosas de la boda?-pregunto mi amigo.

-Sí, claro-mi pequeña se levanto de su asiento y fue a buscar algo así como un gran volumen de algún libro antiguo pero en cuanto lo poso en la mesa y lo abrió nos encontramos con muchos dibujos y bocetos de decoraciones para la mesa, flores para la casa, decorativos…todo aquello era para su boda.

Me dolió el alma pensar en ese termino de nuevo, aún no me acostumbraba y mucho menos aceptaba que ella se fuese a casar con otro; “SU boda” me repetí de nuevo para mortificarme, hice una mueca y suspire; no podría hacer mucho teatro, estaba deseando cogerla entre mis brazos y besarla, murmurarle que no era necesario que pasase por esto y mucho menos a su corta edad; que tenía toda una vida por delante para disfrutar, que podría pensárselo dos veces antes de casarse con ese ricachón, que ÉL no merecía la pena…-¿y tú sí?-me pregunté.

Bueno yo le podía valer puesto que le amaría mejor que nadie pero no le podía dar el mejor futuro así que…quizás no era el más indicado pero seguiría siendo su mejor amigo, la apoyaría le daría todo mi amor y tal y como se me había pasado por la cabeza más de una vez, la descabellada idea de que pudiese ponerle los cuernos a su marido conmigo, tanto que la amaba yo a ella no me quejaría por ser el segundo en su vida. O a lo mejor fuese el primero encubierto, quien sabía…

-Jake… ¿Cuál es el mejor color entonces?-preguntó Nessie, moviéndome el brazo sacándome de mis pensamientos.

-Pues no sé, ¿Cuál te gusta más?-le pregunte, Laurent se inclinaba para ver mejor los colores mientras Vicky jugaba con su pelo.

-Mmm…este-señalo el color beige-pero el que va mas con la casa parece este rosita-señaló otro color.

-No, en realidad creo que le va mejor el beige a la casa-añadió Laurent, yo asentí y ella también pareció que sopesaba la cuestión y finalmente sacó la tela del libro y la dejo fuera.

-¿Y las flores?-nos enseño varios bocetos de ramos de flores, y yo elegí uno sencillo pero hermoso, ella coincidió en que era el mejor y más bonitos de todo y poco a poco así fuimos consiguiendo que los detalles quedaran fijados para la boda.

Más tarde nos llevó al jardín para descansar mientras terminaban de preparaba la comida, yo me senté a su lado en el césped y me recosté allí mismo sin importarme que me manchara la ropa o que me viera como un pordiosero, no me preocupaba atenerme a las normas de educación en la casa de mi mejor amiga; ella me entendía por eso se sentó a mi lado, muy pegada y se recostó también poniendo su cabeza sobre mi brazo estirado; no me sorprendió ese acto puesto que antes de que pásese todo aquello de nuestro beso y demás solíamos tumbarnos allí en el césped, yo recostado y ella sobre mi pecho tranquilamente tomando el sol.

Vicky sí que se sorprendió un poco pero después se sentó también y espero la compañía de Laurent, no rompieron el hechizo que nos rodeaban, ellos al igual que nosotros estaban actuando como si no pasase nada malo, como si aquello fuese a durar para siempre y nada ni nadie nos sacaran de aquel rastro de felicidad que quedaba en el ambiente.

Quise preguntarle a Nessie si aun me quería, pero no podía hacer eso. Moví mi mano hasta que pegué su cabeza a mi pecho y pude rodearla con el brazo ella suspiro y cerró los ojos mientras que yo olía su esencia, su pelo me acariciaba el brazo haciéndome cosquillas y devolviéndome la extraña sensación de volver a estar en casa.

Sí, me había estado sintiendo vació durante mucho tiempo y prácticamente no lo había notado porque quería llorar por la ausencia de Ness en mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada