viernes, 11 de febrero de 2011

DIA DE SAN VALENTIN

Buenas esta es la historia con la que concurso en el concurso de Mar Cullen Black del blog corazón de cristal
Espero que si les gusta voten por el y a mi me dejen sus comentarios.


DÍA DE SAN VALENTI

Hoy era el día de los enamorados y las muchachas y yo les habíamos preparado a nuestras respectivas parejas una sorpresa en particular por este día. Mientras que Carlisle esta en el hospital y los muchachos habían salido de caza.

En mi caso yo tenía mi sorpresa en nuestro dormitorio. Las muchachas me habían acompañado a comprar varios conjuntos de ropa interior un poco atrevidos y algunas velas aromáticas para el dormitorio y el baño a la vez que yo las ayudaba con sus compras.

Llegamos a la casa al medio día después de realizar todas las compras yéndonos cada una a preparar nuestras sorpresas ya que queríamos que todo fuera perfecto.

Bella se fue a su cabaña, Nessie se fue a su casita, Alice se fue al bosque en busca de algo antes de subir a su dormitorio, Rosalie subió a su dormitorio y yo subí al mío.

Como todavía faltaban unas horas para que Carlisle y los muchachos volvieran comencé a arreglar la habitación con las velas para que fuera la única luz que nos alumbrara además de que hubiera un ligero perfume a rosas por toda ella y el baño encendiéndolas a la vez que las colocaba.

Cuando las tuve situadas de forma estratégica decidí darme una ducha para relajar un poco mi frío cuerpo, un poco tenso ante la espera de mi amado.

Al salir de la ducha cubriendo mi cuerpo desnudo con una toalla me di cuenta que aun no había decidido la ropa interior que iba a ponerme, si la muy atrevida que me habían recomendado las muchachas o la atrevida que yo había elegido puesto que aun estaba metida en las bolsas que quedaban sobre la cama y ya casi era la hora de que Carlisle volviera se me había pasado el tiempo volando en la ducha.

Así que me probé primero el conjunto muy atrevido de las muchachas compuesto por un sostén de encaje y transparencias rojo con un minúsculo tanga de encaje también rojo y un ligero a juego que no me convenció mucho  para la ocasión. Por ello me probé el que yo habría elegido compuesto por un sostén rojo de encaje con adornos negros, unas braguitas de encaje también rojas con adornos negros y una liga negra con adornos rojos y me vi fantástica.

Pero de pronto se escucho la puerta de la casa y a Carlisle hablando con los muchachos y despidiéndose de Edward que se iba a su cabaña.

Así que rápidamente me coloque  los tacones negros que había comprado para la ocasión, la bata de seda roja y acomode mi cabello al soltarlo de la pinza que llevaba para que cayera sobre mi espalda.

Sentí como Jasper y Emmett se despedían de Carlisle y subían las escaleras a velocidad vampirica para entrar en sus respectivos dormitorios para ver su sorpresa a la vez que una oleada de placer inundaba todos los rincones de la casa debido al don de Jasper.

Ante eso decidí que si Carlisle no subía a ver su sorpresa yo bajaría a enseñársela, comencé a caminar hacia la puerta; cuando a pocos pasos de esta, se abrió y se cerró en un segundo a la vez que entraba Carlisle excitado visiblemente.

-Pensaba subir relajado, para disfrutar de tu sorpresa…..pero Jasper…..y su don…..- comenzó a decirme mientras se iba acercando hacia mi de forma demasiado lenta para nosotros.

-Tranquilo……- comencé a decirle cuando sentí sus manos en mi cintura y me atraía hacia el.

-Quiero que sea tan especial como lo fue nuestra primera vez.- me dijo a la vez que me daba  un ligero beso en los labios y comenzaba a besar mi cuello y mi mandíbula.- aunque no tan salvaje desde el principio. Vamos a seguir nuestra razón no nuestros instintos animales.- siguió diciéndome mientras yo le despojaba de la camisa que llevaba y me disponía a deshacerme de sus pantalones.

-Como tu quieras cariño.- le conteste mientras el comenzaba a quitar el cinturón de mi bata para que esta se abriera dejando al descubierto mi ropa interior y la liga, la cual le llamo mucho la atención ya que en cuanto la vio hizo que mi bata cayera al suelo a la vez que sus pantalones dejándonos a los dos en igualdad de condiciones.

-¿Te la has puesto para mi?- me pregunto jugando con la liga.

-Si…. Es que no te gusta?.- le dije haciendo un puchero y quitándome los tacones.

-Todo lo que te  pones me encanta.- me dijo cargándome en brazos para llevarme a nuestra cama, donde me deposito mientras se deshacía de sus zapatos y se tumbaba sobre mi dejando un camino de besos desde mi mandíbula hasta mis hombros.

-Me alegra que te haya gustado tu regalo de San Valentín.- le dije mientras lo atraía hacia mis labios.

-Es lo que esperaba, pero no pensaba que se fuera a cumplir.- me dijo mientras comenzaba a bajar los tirantes de mi sostén por mis brazos.

-¿Por qué no pensabas que se fuera a cumplir?.- le dije mirándolo.

-Por los muchachos.- me dijo comenzando a besar mi pecho.

-Cada uno tiene sus cosas que hacer.- le dije ayudándolo a soltar mi sostén.

-Me gusta.- me dijo besando mi ombligo y terminando de despojarnos de la ropa que nos quedaba para volver a mis labios con urgencia, deseo, pasión…… y yo lo recibí gustosa ya que lo amaba mas que a nada en esta vida eterna que nos había tocado vivir. A la vez que comenzaba a entrar en mi mientras que nuestros cuerpos se acoplaban como piezas de un puzzle.

Una vez que estuvo totalmente dentro de mi, el suave vaivén de nuestros cuerpos nos hizo llegar al clímax perfecto en cuestión de minutos, haciéndonos olvidar todo lo que nos rodeaba y dejando atrás nuestro lado racional para sacar nuestro lado animal, pero antes de dejarnos llevar por este nos deseamos un Feliz Día de San Valentín entre suaves besos y caricias que rápidamente se convirtieron en urgentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada