miércoles, 20 de julio de 2011

ODIANDO A MI AMADO CAPITULO 10

Esta historia le pertenece a Kassi del blog "Amor lobuno"
Espero que os guste y dejéis vuestros  comentarios

ODIANDO A MI AMADO
SUMMARY: La obligaron a casarse y tener un hijo con alguien a quien odiaba. ¿Podrá llegar a amarlo como desea su padre?
CAPITULO 10
POV Edward

La puerta de la entrada se abrió revelando una figura de un hombre moreno y ojos expresivos, pero si era…

-Jake-grito Bella lanzándose a sus brazos.

Tan claro me lo iba a dejar todo que ya desde el primer día se iba a traer a su “amante”, porque yo era ahora su marido y si quería ahora mismo como amo de esta casa podía echarlo en un abrí y cerrar de ojos, pero eso significaría ponerme a su altura o que Bella se enfadara demasiado conmigo y en realidad no deseaba eso.

Lo único que podía hacer era cambiar mis planes, debía llamar a Tanya y cambiar nuestro sitio de quedada, para que se viniera a casa, como había hecho Bella con Jake. Subí los escalones que llegaban hasta mi habitación y encerrándome en ella comencé a marcar a Tanya.

-¿Tanya?-pregunte cuando me lo cogió.

-SI, Edward ¿Qué pasa?-me pregunto ella.

-Nada, solo quería que vinieras a mi casa nueva a la que te comente antes…-le respondí simplemente.

-¿A la que da esquina con la farmacia?-pregunto de nuevo.

-Sí, la misma-dudo un segundo antes de decir “Vale, ahora voy” y colgar.

Volví al salón donde Bella permanecía sentada junto a Jake, hablando tranquilamente mientras se abrazaba, él le beso la cabeza dulcemente y ella sonrió, me acerque allí y me senté en el sillón que estaba justo en el frente. Mientras esperaba a Tanya quería que se sintieran violentos ante mi presencia.

-Hola, Jake-le dije a modo de salud.

-Em…hola Edward, bonita casa-contesto sonriendo, encima se atrevía a decirme que mi casa era bonita, claro que lo era y el nunca tendría ni mi casa ni mi esposa…un momento, ¿Por qué actuaba tan posesivo con ella?, quizás porque era mi esposa si pero había algo mas detrás de eso; deje ese asunto de lado y volví a concentrarme en parecer simpático aun cuando lo único que quería era arrancarle la cabeza.

-Sí, es preciosa la decoro mi madre con ayuda de la familia de Bella, quieren que seamos felices-lo ultimo lo dije un poco para fastidiarle y así fue, su cara se crispo igual que la de Bella.

-¿Qué tal?-le pregunte sonriente.

-Bien, pero no mejor que tu-respondió el también sonriendo.

-Aja, una cosa…Si vais a hacer el amor que no sea en la habitación por favor-dije fríamente a lo que Bella contesto con una mirada de reproche que la verdad no entendí.

-No, yo no pensaba…-estaba diciendo Jake cuando Bella se entrometió.

-Iremos a la habitación de invitados no te molestes-yo sonreí en respuesta, aunque me sentía totalmente desdichado y malhumorado, ¿Qué me pasaba a mi ahora, es que simplemente no podía dejarlo estar?

-Tienes toda la habitación para ti y Tanya-dijo de repente Bella, yo me quede en blanco, entonces entendí lo que le pasaba… ¿Cuándo se suponía que me había escuchado hablar con Tanya? si cuando yo la llame para quedar aquí ella estaba con Jake, quizás hubiera escuchado la de antes y se hubiera confundido, es seria lo más lógico. Cuando se lo iba a aclarar, Ángela entro en el salón respetuosamente.

-Señor…, digo Edward, una tal Tanya te espera en la puerta-me levante del sillón dejando ese asunto sin zanjar y me fui a la puerta para recibir a mi encantadora y voluptuosa Tanya, quien me saludo sonriente con un beso profundo y apasionado.

-Hola mi amor-susurro Tanya en mi oído.

-Hola, Tanya-le conteste secamente.

A mis espaldas unos murmullos se escucharon y un carraspeo me hizo girar, Bella llevaba a Jake al piso de arriba agarrado de la mano, mientras sonreía en demasía.

-Edward, ¿le puedes decir a Ángela que no nos molesten?, por favor-dijo Bella en apenas un susurro subiendo las escaleras lo más deprisa que podía con Jake.

-Claro…-¿que se supone que estaba haciendo Bella, retándome o algo así?, pues yo aceptaría el reto-de todas maneras tenía que avisarla para decirle que no me molestara a mí y que me preparara nata.

Se giro levemente me miro con desprecio y siguió su camino al piso de arriba, se estaba comportando como una niña pequeña, el problema era que a mí me encantaba seguir ese tipo de juegos y no me podía resistir, siempre tenía que ganar.

Ángela acababa de entrar por la puerta del salón y se paro junto a mí en el recibidor.

-¿Quieres algo?, Nata ¿no?-me pregunto sonriente, yo la mire y negué.

-No hace falta, gracias solo quería avisarte de que no nos molestes ni a Bella y Jake y ni a mí y Tanya-me di la vuelta y mire a Tanya esperando a que me diera la mano para imitar a Bella y Jake y subir por las escaleras destino a mi habitación que aun seguía un poco desordenada.

-Creí que querías nata-me susurro en el oído mientras me mordía el lóbulo.

-Cambie de idea-le conteste tomándola de la cintura obligándola a moverse.

Puse mucha atención esperando escuchar algún gemido proveniente de la habitación contigua a la mía, pero solo se escuchaban murmullos, nada de particular, signo de que realmente estaba jugando con esta situación; estaba esperando a que yo comenzara esta nueva etapa.

Entre en mi habitación y espere a Tanya para cerrar la puerta a sus espaldas, la cogí por los glúteos y la tumbe en la cama cuidadosamente.

-Mi pequeño Anthony-susurro Tanya, poniéndose encima de mí.

Yo gruñí fuertemente esperando a que Bella escuchara la señal de comienzo y al parecer así fue pues ella río sexymente al otro lado de la pared, dándome la señal que necesitaba para comenzar mi juego intimo con Tanya, quien para mi suerte solía gemir.

Le quite su precioso vestido rápidamente sin entretenerme con caricias ni besitos, hasta que no tuve toda su ropa tirada en el suelo; ella comenzó a quitar la mía con manos decididas y toco todo mi pecho cuando lo tuvo a vista.

Mi pantalón salió volando por los aires y cayó sobre la lámpara del techo, Tanya río, bajo su mirada risueña para acariciar mi sexo que comenzaba a despertar a una velocidad alarmante.

Se lanzo a mis labios, besándolos expertamente, lamió mi labio inferior y se adentro con su lengua en mi boca, entonces detrás de la pared se escucho un pequeño gemido de Bella y una imagen de ella me llego a mi mente, tras mis parpados cerrados podía sentir su cuerpo deslizarse por el mío con ese pequeño camisón de la noche anterior, lo busque como si de verdad estuviera allí pero solo me encontré con los muslos de Tanya sobre mí…

Mierda, de verdad estaba fantaseando con Bella, Tanya se separo de mis labios y bajo su boca por todo mi cuello, bajando poco a poco por mi pecho besándolo; me estaba haciendo disfrutar de verdad pero no podía sacarme a Bella de mi mente era como si su boca estuviera sustituyendo a la de Tanya, otra vez otro risita seguida de un gemido llego a mis oídos, de nuevo era Bella, obligándome a abrir los ojos para no seguir imaginándola en mi dormitorio.

-Edward, relájate te noto un poco tenso-me dijo Tanya quitándome los calzoncillos, suspire y como pude intente relajarme siguiendo el consejo de mi chica, ella era mi chica y no Bella.

Se puso sobre mi y dejándose caer, me rodeo por entero su sexo con el mío, comenzó con un vaivén suave y acompasado mientras me miraba a los ojos sonriendo, sus pechos estaba pegado al mío y podía sentir sus endurecidos pezones.

Tanya comenzó a gemir cuando aumento el ritmo de sus movimientos, sus caderas pegaban contra las mías sin detenerse, me relamí los labios y puse mis manos en las caderas de Tanya para aumentar más el ritmo ya de por sí rápido.

Me coloque encima de ella, bese sus pechos, los lamí y olí su embriagante fragancia que ya comenzaba a pegarse en mi cuerpo, un grito se escucho y por un segundo creí que era de Tanya pero me equivoque pues procedía de la otra habitación.

-Oh, Jakeeeeee…-grito Bella, mi concentración se fue al carajo pero me obligue a mirar a la cara a Tanya y comenzar de nuevo el vaivén de nuestras caderas.

Ahora si mas rápido; quería tener placer, darle placer a Tanya y ganar este estúpido juego de niños. Algo recorrió mi espalda como un ramalazo y con dos embestidas más Tanya llego al éxtasis, profiriendo un grito de placer.

-Edwaaard…-escuche, yo gruñí llegando también al éxtasis con una imagen de Bella en camisón gravada en mi retina y al unisonó otra voz inundo mis oídos apartando la voz de Tanya.

-Jakeeee…-después de eso todo se quedo en calma ni nosotros ni la otra pareja se pusieron de nuevo con una segunda ronda, y eso no ocurriría a menos que yo comenzara de nuevo, pero esta vez no tenía ganas de juegos, no sabía si me había cansado mas físicamente o psicológicamente.

¿Cómo había podido llegar al éxtasis pensando en Bella y no en Tanya?, todo esto era frustrante pues yo amaba a Tanya, de verdad que lo hacía pero Bella…era Bella, tenía algo que me atraía pero no pensaba admitirlo. Lo único que me asustaba era eso de que cuando alguien te atrae la miras distinto, ¿realmente era así?, de ningún modo eso iba a pasar de hecho, no me iba a acercar apenas a ella a menos que me obligaran a hacerlo, tan solo si me ponían un cuchillo en el cuello lo haría.

Me levante de la cama y mire a Tanya, ella me observaba seguramente preguntándose qué hacía, me puse mis calzoncillos y un pantalón, rebusque rápidamente una camisa y me vestí para salir un rato de allí.

-¿Qué haces, Edward?-me pregunto por fin.

-Nada, me voy a la cocina tengo hambre, vuelvo enseguida-le conteste cerrando la puerta a mis espaldas, mire el pasillo sin saber que hacer solo quería salir de toda esta situación, fui a la habitación de enfrente y la abrí.

Oh, genial una habitación de bebe, justo lo que necesitaba en este momento, me di la vuelta y la cerré frustrado justo cuando Bella cerraba la puerta de la otra habitación, Jake no la acompañaba así que me miro y se sonrojo.

-Siento el ruido-murmuro con voz queda. Apenas parecía que estuviese actuando.

-Si yo también-conteste, apenas llevaba puesto una camisa de hombre que le llegaba a mitad de los muslos y sus pechos andaban libres.

Se dio cuenta de su despiste con mi mirada lasciva, se ruborizo de nuevo y entro en la habitación dejándome una nueva imagen de su cuerpo, una muy buena…

Fantástico la próxima vez que tuviera sexo debería de agradecerle a Bella por hacerme llegar a la gloria con su imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada