sábado, 9 de octubre de 2010

MI HERMANO OSO

Esta historia pertenece a Maria del blog: http://letrasdehieloyfuego21.blogspot.com.
Espero que les guste y dejen sus comentarios.



-Emmett ¿sabes que día es hoy?

-¿Jueves?- dijo encogiéndose de hombros

-¿Y que mas?

-¿26?

-Si, pero.. sabes que hoy haya algo importante, no?

-Tienes razón Rose!! Hoy es la final de fútbol, gracias por recordarmelo- y dicho eso desapareció de la habitación, bajó las escaleras a paso vampírico, se sentó en el sofá entre Edward y Jasper, y ellos tres se pusieron a ver la final del partido.

No me lo podía creer, Emmett había olvidado que hoy hacía exactamente ochenta años que nos habíamos casado por primera vez ¿como se podía olvidar de eso?

En ese instante si me hubiera podido salir humo por las orejas y fuego por la boca, puedo asegurar que habría pasado. Estaba tan enfadado, cabreada, enojada.. y muchos sinónimos más en ese momento, que salí corriendo de la casa, dando un portazo y dejando la puerta destrozada.

Salté el río que había cerca de la mansión y me adentré en el bosque. Hubo un instante que sentí lastima por un árbol que tiré, pero cuando empecé a imaginarme, que ese árbol podía ser Emmett, hasta me lo pasé bien destrozándolo.

¿Porque Emmett no podía pensar en lo importante que era ese día para mi?¿Porque?

El día que Carlisle y Esme cumplían su aniversario de bodas, él le regaló a ella un anillo de oro con una inscripción dentro donde ponía "Forever".

En el aniversario de Alicen y Jasper, él reservó un centro comercial para ella sola. Alice se pasó una semana dando saltitos sin parar, y haciendo no se que con Jasper en el bosque.

Cuando fue la celebración de Edward y Bella, ella recibió una gran colección de Clásicos, y ahora están desgastados de tanto leerlos en su librería de la cabaña del bosque.

¡¡Hasta Jacob le regaló a Nessi una cadena con un corazón cuando hicieron un año que estaban juntos!!

¿Porque para Emmett era más importante el fútbol que yo?

Recuerdo el día que por primera vez, me pidió que me casara con él. Hacía poco más de un año que sus ojos no eran de ese color borgoña que daba escalofríos, sino de ese dorado que tanto adoraba..



FlashBack


En ese tiempo estábamos alojados en Alaska, las temperaturas se encontraban por bajo del cero, pero aún así, el cielo estaba despejado, ni una sola nube, eso significaba que en el mismo momento que saliera fuera de la casa, mi cuerpo brillaría como si me hubiera caído un cubo de purpurina por encima.

Estaba encerrada en mi cuarto eso días eran bastante desagradables para mi, era agobiante no poder salir de la habitación, de esas cuatro paredes..

No escuchaba ningún ruido en la casa, sabía que Carlisle, Edward y Esme se habían ido a cazar, pero Emmett.. él se había quedado. Me extrañaba no escucharlo.

-¿Emmett?- grite mientras bajaba las escaleras que llevaban al salón- ¿Emmett donde estás?

-Estoy en la cocina Rose

Estaba sentado en uno de los taburetes que habían junto la mesa, su mirada estaba perdida en la nada, y sus ojos reflejaban preocupación y al mismo tiempo esperanza.

-Emm, ¿te pasa algo?

-Es que.. Rosalie tengo que decirte algo y no se como hacerlo

-Tranquilo, seguro que en la forma que lo hagas, será la mejor- dije acariciándole la mejilla

-Esta bien.. ¿Cree en el amor a primera vista? Yo no creía, hasta me reía de ello, pero cuando te conocí todo cambio, después de pasar por ese dolor, que tengo que decir que valió la pena, porque gracias a el te tengo a mi lado, me quedé hipnotizado por tus ojos, me quedé prendado de tu sonrisa.. Eres tan bella Rose.. Gracias a ti, en mi vida, o mejor dicho en mi existencia, se volvió de color, de un bonito color. Te quiero tanto.. nunca pude imaginar querer a alguien tanto. Antes que pase mas tiempo te tengo que confesar que eres el amor de mi existencia que sin ti todo esto seria una tortura.. Que te adoro, que te quiero, que te amo..

Emmett clavó una de sus rodillas en el suelo y se sacó una cajita de terciopelo negro del bolsillo trasero del pantalón.

-¿Rosalie Hale quieres amar a este oso- dijo señalándose- para toda la eternidad, para lo bueno y para la malo, aunque me comporte a veces como un niño y aunque no sea lo que te mereces?¿Rosalie.. quieres casarte conmigo?

No podía hablar, no sabía que me pasaba no me podía mover, quería gritar que si, que quería pasar mi eternidad con él, pero aunque resulte extraño para una vampiresa, las palabras no salían.

Silencio. Eso era lo único que había en esa habitación.

-Está bien Rose..- dijo Emmett bajando la cabeza y empezando a andar hacía la puerta. Él pensaba que yo le diría que no, que mi respuesta era negativa.

Mi cuerpo reaccionó al instante, tenía miedo de poder perderlo, de poder perder a mi amor, al amor de mi existencia.

-Emmett McCarthy Cullen como muevas un centímetro más ese trasero hacía la puerta y no hacía tu prometida, juro y escuchame bien juro que los osos con los que te gusta pelear, a mi lado parecerán dulces peluches ¿Lo has entendido?

-Claro que lo he entendido- me contesto alzándome y envolivendome con sus brazos, dando vueltas sobre si mismo, sonriéndome..- Te amo Rosalie Hale, te amo mi prometida- dijo antes de dejarme en el suelo y besarme.



Fin del Flashback



Estaba muy enfadada. Emmett iba a conocer de verdad quien era Rosalie Hale Cullen cuando estaba enojada.

Corrí a velocidad vampírica a través del bosque, los arboles pasaban como simples borrones a mi alrededor, el murmullo del río ya lo escuchaba cerca, así que tomé impulso y lo salté de golpe.

Ya me encontraba cerca de la casa y aunque me esperaba bastante barullo dentro de la vivienda, todo estaba en una extraña calma.

Abrí la puerta principal, y aunque hacía apenas un segundo hubiese sido capaz de arrancarle la cabeza a Emmett ahora lo único que quería era “comermelo” a besos.

Delante de mi, se encontraba la escena más divertida, entrañable y mágica que jamás hubiese imaginado.

El salón principal estaba lleno de globos en forma de corazón con la palabra “te quiero” en letras brillantes, cada uno de los rincones estaba decorado con rosas rojas y Emmett.. Emmett estaba disfrazado de oso con un gran corazón rojo en la tripa.

-¿Te pensabas que lo había olvidado?¿Que no me acordaría del día más importante de mi existencia? Rosalie nunca podría olvidar el día en que aceptaste casarte conmigo, que decidiste pasar la eternidad a mi lado.. Nunca podría olvidarlo. Te amo demasiado. ¿Rosalie Halen Cullen volverías a casarte con este oso otra vez?

-Esta vez y cada una de las veces que me lo pidas mi hermoso oso- le conteste antes de darle un beso de esos que no se olvidan.


3 comentarios:

  1. Hay que hermoso yo quiero un oso como Emmett

    ResponderEliminar
  2. que vello cuando se disfrazo muy lindo

    ResponderEliminar