lunes, 28 de noviembre de 2011

POR Y PARA SIEMPRE CAPITULO 12

Esta historia le pertenece a María del blog "Letras de hielo y fuego" 
Espero que os guste y dejéis vuestros comentarios


POR Y PARA SIEMPRE


Summary: Bella pierde a su familia en un accidente, cuando se va a vivir con su tía se encuentra con un nuevo chico en el instituto, pero pronto se dará cuenta que no es como los demás,  es como ella.. diferente.

CAPITULO 12

Esa noche cuando por fin me quede dormida, solo pude soñar con Edward. Las imágenes del sueño habían sido tan claras, que me había parecido real. Pero por la mañana solo recordaba imágenes sueltas, recordaba que yo y Edward corríamos a través de un claro, donde soplaba un viento helado.. corríamos hacia algo que no distinguía bien.

·························

El lunes por la mañana, me levante demasiado pronto para mi gusto. Me vestí con unos jeans y una sudadera gris, y me hice una coleta alta.

Cuando llegue a casa de Alice ella ya me estaba esperando fuera, mientras escribía un mensaje con su móvil, como no, a su novio Jasper.

-Un segundo, vale?- dijo mientras se sentaba en el sitio del copiloto- ya! Venga cuéntalo todo! Y quiero detalles!

-De que estas hablando?

-Recuerda lo que ocurrió con Edward. Me han dicho que te enrollaste con él bajo la luz de la luna..

-A donde quieres llegar con todo esto?- pregunte algo confundida

-Venga no te hagas la tonta Bella, estas en boca de todos! Quería llamarte ayer, pero mi padre me confisco el teléfono, quería que le acompañara a uno de esos ridículos partidos de béisbol.. pero dime, fue tan increíble como creíamos que seria?

-Siento desilusionarte- dije negando con la cabeza- pero no hay nada que contar

-No es lo que he oído, Rosalie dice..

-Vale! Nos besamos una vez, bueno.. quizá dos, no lo se no las conté!- dije al fin, con las manos sudorosas, la cara mas roja que un tomate, y rezando a todos los santos que conocía, para que Alice no se de cuenta de esos “pequeños” detalles, que sucedían cuando recordaba el beso con Edward.

-Y..?- pregunto ella ansiosa

-Y.. nada

-No te ha llamado? No te ha escrito ningún mensaje? No se ha pasado por tu casa?

Hice un gesto negativo con la cabeza, y me odie a mi misma, porque pensaba que lo llevaba mejor, eso que no había vuelto a saber de él después de lo del beso, pero vi que no cuando sentí una nudo en la garganta, que intente tragar sin mucho éxito, y los ojos húmedos.

-Pero.. que te dijo? Me refiero, a cuales son la últimas palabras que te dijo antes de marcharse?

-Dijo: “me la das como recuerdo?”- y en el momento que dije esas palabras, me di cuenta, que nadie dice eso, excepto si no vas a volver. Me quede mirando a Alice y con sus ojos me dijo lo que con palabras no se atrevía a pronunciar.

·······················

Aunque ya había tomado la decisión, de no pensar mas en Edward, me quede un poco decepcionada, cuando entre en la clase de Literatura, y él no estaba.

Lo cierto, es que para mí ese beso, fue más que un simple rollo, pero eso no significa, que para él sea lo mismo. Y aunque cada vez que lo intentaba olvidar, aparecía la imagen de Edward y Tanya juntos, él vestido como el perfecto conde Fersen y ella como la magnifica Maria Antonieta, y yo.. marginada en un rincón.

Cuando estaba a punto de encender el mp3, entró por la puerta Jessica y Edward, ella llevaba en la mano dos rosas blancas. Y cuando Edward empezó a venir hacia mi, coloque bien los folios, en acto de nerviosismo, y hice que no lo había visto.

-Hola- dijo mientras ocupaba su sitio

Edward se comportaba como si todo estuviera normal, como si nada hubiera pasado. Apoye la cabeza en mi mano, y disimule un bostezo. Estaba bastante aburrida, amenos eso es lo que quería aparentar. Cogí un folio en blanco y empecé a garabatear, pero con mi mala suerte, se me cayó al suelo. Me agache para cogerlo, y cuando me levante, encima de mi mesa se encontraba un tulipán rojo.

-Que pasa? Te quedaste sin rosas blancas?- le dije mientras ojeaba los libros, como si tuviera algo importante que hacer

-Yo nunca te daría un capullo de rosa- dijo mientras buscaba mi mirada con la suya

Sin embargo, negué con la cabeza, me negaba a caer de nuevo en su mirada y con ello en su juego. Cogí la mochila con la intención de buscar algo dentro, pero maldije cuando la abrí, y estaba llena de tulipanes, y como no, todos rojos.

-Tú eres un chica tulipán.. una chica tulipán rojo- dijo mientras me sonreía.

-Me muero de la emoción..- murmure. Pero la verdad, es que no sabía que había querido decir con eso.

··························

A la hora de comer, estaba muy nerviosa, no sabia si Edward iba a aparecer, o Rosalie estaría por ahí.. porque aunque no había hablado con ella desde el día de la fiesta, estaba segura que aun me odiaba. Y aunque durante toda la hora anterior, estuve planeando un discurso de disculpa, cuando la vi, se borro todo de mi mente. Ya dicen que lo planeado sale mal.

-Mira quien esta aquí- dijo Rosalie mientras me observaba. Yo me senté al lado de Alice, aunque seguramente ni se dio cuenta, ya que estaba muy ocupada enviando mensajes- Le estaba diciendo a Alice, la noche estupenda que se perdió en Nocturno, pero ella esta decidida a ignorarme

-Te ignoro, porque antes, me obligaste a escuchar toda la historia, y llegue tarde a mi clase- dijo Alice con el ceño fruncido, y inmediatamente se volvió a concentrar en su teléfono.

-Lo que pasa es que te da rabia habértelo perdido- contraataco Rosalie, pero luego se me quedo mirando, y intento arreglarlo- Bella no es que tu fiesta no estuviera bien, porque si que estuvo bien, pero.. Nocturno, es mas de mi ambiente, me entiendes, no?

Yo solo me encogí de hombros, en gesto de indiferencia. Ya estaba harta de escuchar hablar de Nocturno y de Tanya.

-Debería haberlo visto, había una cola enorme, pero cuando vieron a Tanya, pudimos entrar de inmediato, y la noche, nos salieron todas la bebidas gratis! Incluso, estuve en su habitación. Se aloja en una maravillosa suite, hasta que encuentre algo más permanente. Tendrías que verla: jacuzzi, mini-bar.. de todo! Bueno.. y cambiando de tema, donde esta Edward?- me pregunto Rosalie, a caso yo tendría que saberlo?

Le di un mordisco a mi manzana, la cual me había traído para desayunar, y me encogí de hombros.

-Pero.. que ha pasado? No estabais saliendo? Bueno.. da igual, quería pedirte perdón por como me comporte, el día de la fiesta, ya lo he superado, y me parece genial que vosotros estéis.. lo que sea- dijo mientras levantaba su dedo meñique.

Yo a regañadientes, levanto también el mío, y los entrelace. Intente examinar su mente, para ver si estaba mintiendo, pero me sorprendí mucho cuando me di cuenta que estuviera diciendo la verdad.

-Rosalie..- empecé a decir- por casualidad.. no os encontraste en el Nocturno a.. Edward, es que como se marcho poco después que vosotras.. pensé.. que quizá.. hubiese ido ahí.

Ella negó con la cabeza.

Yo en ese momento, miré todas las mesas del comedor. Edward no estaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada